La música del timbre.

  

Banda sonora de la película Érase una vez en América (Ennio Morricone)

Es una coproducción cinematográfica ítalo-estadounidense de 1984, dirigida por Sergio Leone, protagonizada por Robert De Niro y James Woods.

Fue la última película dirigida por Sergio Leone, siendo la tercera parte de la trilogía conocida como Once upon a time Trilogy, precedida por las películas Hasta que llegó su hora (1968) y ¡Agáchate, maldito! (1971). Por su duración, se llegó a presentar en las pantallas de cine en dos partes, y la obra grabada se encuentra también en dos partes, aunque en el rodaje no hay intención de intermedio.

Fue galardonada con el premio BAFTA 1984: a la mejor banda sonora (Ennio Morricone), y al mejor vestuario (Gabriella Pescucci).

David Aaronson “Noodles” (Scott Tiler), un pobre joven judío, conoce en los suburbios de principios del siglo XX del Lower East Side de Manhattan, Nueva York, a Maximilian Bercovicz “Max” (Rusty Jacobs), otro joven de origen hebreo dispuesto a llegar lejos por cualquier método. Entablan una gran amistad y forman, con los 3 colegas de “Noodles”, Patrick Goldberg “Patsy” (Brian Bloom), Philip Stein “Cockeye” (Adrian Curran), y Dominic (Noah Moazezi) una banda que prospera rápidamente. Desgraciadamente, son perseguidos por Bugsy (James Russo), el tipo para el que Noodles y sus amigos trabajaban anteriormente, y en uno de sus asaltos, mata a Dominic. Rápidamente Noodles se tira encima de él y le mata, por lo que pasará 12 años en prisión.

Cuando Noodles (Robert De Niro) sale de prisión le recibe Max (James Woods), que sigue con su banda junto a los otros 2 amigos, Patsy (James Hayden) y Cockeye (William Forsythe). Rápidamente, entre los 4, llegan a convertirse, en tiempos de la prohibición, en unos de los mayores gánsteres de todo el país.
El guion de la película está basado en la novela “The Hoods”, del escritor Harry Grey. También se puede apreciar una alusión a “La naranja mecánica”, en la escena donde cambian los bebés, la música, el blanco y Cockeye tomando leche del biberón de uno de los bebés (“moloko vellocet”).

Uno de los puntos fuertes de la película es su banda sonora, de Ennio Morricone, catalogada por muchos como la mejor banda sonora de la historia del cine, entrelazada con la narración del drama de un modo indisoluble.

Ennio Morricone

(Roma, 1928) Compositor italiano. Considerado uno de los más grandes autores de música para el cine de todos los tiempos, compuso la banda sonora de más de 400 películas. Su producción, eminentemente cinematográfica, es vastísima y sumamente heterogénea, siempre centro de polémicas, objeto de amores y de odios. En febrero de 2007, y después de cinco nominaciones sin galardón, recibió un Oscar honorífico de la Academia de Hollywood como homenaje a su dilatada carrera.

Hijo de un trompetista y de una ama de casa, Ennio Morricone fue el mayor de cinco hermanos. Su familia, de clase media y afincada en el barrio del Trastevere, vivió durante mucho tiempo sin penurias, pero también sin lujos, únicamente con el sueldo del padre, hasta que la madre probó fortuna trabajando en una tienda de ropa. Curiosamente, en la escuela coincidió con Sergio Leone, quien con el tiempo se convertiría en realizador y para el que el futuro compositor escribiría bandas sonoras.

Recibió un Óscar honorífico en 2006 y ganó el Óscar a la mejor banda sonora en 2016 por la cinta The Hateful Eight.

Sus composiciones han formado parte de más de 20 películas galardonadas, como también piezas sinfónicas y corales. Destacan, entre otros, sus trabajos en películas del spaghetti western, de la mano de su amigo Sergio Leone, como Por un puñado de dólares de 1964, La muerte tenía un precio de 1965, El bueno, el malo y el feo de 1966 o Hasta que llegó su hora de 1968.

No obstante, su obra se extiende a multitud de géneros de composición, convirtiéndolo así en uno de los compositores más versátiles de la historia del cine y también de los más influyentes del siglo XX. Sus composiciones para Days of Heaven de 1978, La misión de 1986 o Cinema Paradiso de 1988 son catalogadas como auténticas obras maestras.

Compartir esto:
FacebooktwitterpinterestlinkedinFacebooktwitterpinterestlinkedin